Sin definiciones sobre la deuda, en los mercados repercuten los temores por la fuerte caída de la economía

El mercado local sigue expectante a la novela de la reestructuración de la deuda extranjera, en un contexto en el que la macroeconomía se deteriora cada vez más por el impacto del coronavirus y la vuelta a la cuarentena estricta; en lo externo, preocupa una segunda ola de contagios en Estados Unidos, que podría complicar su recuperación.

Los inversores locales siguen expectantes ante una novela que parece no tener fin en las negociaciones por la restructuración de la deuda. A esto se le suman los ruidos políticos cada vez más fuertes y una macroeconomía que sigue deteriorándose, producto de la vuelta de una cuarentena más estricta en el AMBA. En lo externo, una segunda ola de contagios en Estados Unidos podría anclar las expectativas de una recuperación en “V”, más allá de que la lectura de los datos macro empiece a acompañar.

1 los pesos ganan terreno

Sin definiciones y con cada vez más capítulos en la saga de la deuda extranjera, la curva de pesos sigue su camino de “normalización”, sostenido por la fuerte liquidez existente y las restricciones al acceso al mercado de cambios. Los grandes ganadores en el último mes han sido los bonos CER –que ajustan por inflación–, con ganancias de hasta 8%. En este marco, se seguirá con atención qué opciones soberanas y corporativas que se irán sumando al mercado. El Tesoro continuará con sus licitaciones (este mes, habrá dos), a la vez que la agenda corporativa se va armando día a día. Mañana será el turno de Tarjeta Naranja, que saldrá a tantear al mercado con una ON (obligación negociable) Badlar, pero se apunta que varias empresas emitirían en las próximas semanas (para aprovechar la coyuntura).

Otro tema a monitorear será el de las reestructuraciones, más allá de la deuda soberana. Varias provincias arman propuestas y ya se conoció que YPF se unió al “Club”, en busca de estirar sus obligaciones en dólares del año que viene por US$1000 millones. De conseguir un 70% de adhesión, sería exitoso para la compañía, que enfrenta una coyuntura complicada por la situación del sector petrolero.

2 la opción por Fondos de la región

La profundidad del mercado argentino sigue acotándose, al igual que las opciones para invertir sin riesgo local. La actual coyuntura no ayuda, pero demuestra que algunos países han entrado en la pandemia con mayor espalda para soportar el dilema entre la salud pública y la economía (y eso se verá reflejado en la profundidad y la duración de la recesión de cada uno). Incluso, cada uno ha llevado a cabo estímulos de diferentes tamaños –fiscales y monetarios– para afrontar la crisis.

Por eso, ahora más que nunca, la selectividad es la clave. Si se analizan las opciones de la industria, se observa que, en promedio, la ponderación entre Brasil y Chile es similar. En cuanto a riesgo, los soberanos tienen menos espacio en los portfolios que los corporativos –donde los nombres son clave para evaluar el riesgo general de la cartera–. Los últimos datos reflejan que los fondos con mayor exposición en Chile mantienen una volatilidad promedio inferior a 1,5%, en tanto que en los que mantienen a Brasil como principal tenencia es del orden del 8/9%. Por el lado del rendimiento, si tomamos mayo y junio, el promedio mensual de los primeros fue del 0,5%, y el de los segundos, del 3%.

3 Wall street busca signos positivos

La semana (corta) para los mercados internacionales cerró en forma positiva y la frase “don’t fight the Fed” (“no apuestes en contra de la Fed”) resuena fuerte. Hoy los inversores siguen sobre ponderando el nivel de estímulos fiscales y económicos sin precedentes, al cual se le suma, en menor medida, la aparición de algunos datos macro positivos y la esperanza de una vacuna.

Todo este combo “positivo” parece mantenerse por encima del temor a una segunda ola de contagios que comienza a hacerse sentir. La enorme inyección de liquidez en los mercados ha llevado a los índices americanos a recuperar casi todo el terreno perdido. El Nasdaq, uno de los grandes ganadores, superó los 10.000 puntos y el saldo en lo que va del año es positivo (+10%). Por su parte, el S&P 500 registró uno de sus mejores trimestres con una suba de casi un 20% y cerró por encima de los 3100 puntos , en zona de consolidación –con una volatilidad que vuelve a perforar el 30 puntos–. De mantenerse la tendencia y de quebrarse la primera resistencia (3150 puntos) podría buscar testear los máximos prepandemia en 3300 puntos; de lo contrario, el soporte clave para evitar una mayor corrección se mantiene en la media móvil a 200 días (3000 puntos).

4 en estados unidos, a la espera de balances

En la búsqueda de catalizadores, julio trae consigo una nueva temporada de balances, lo que será otra gran prueba que el mercado deberá sortear. Las perspectivas no son optimistas, ya que las estimaciones indican una caída récord de ganancias del

40% en el segundo trimestre y del 25% en el tercero. Si bien en este contexto no debería sorprender, esos datos marcarían un hito, alejándose del promedio de retrocesos en los últimos 15 años, de 4,6%.

Como positivo, se puede rescatar que la caída en las estimaciones se ha frenado en las últimas semanas. Entre marzo y mayo la baja fue del 35%, mientras que en el último mes solo retrocedió un 2%. Otro dato, en tanto, es que más de un tercio de las compañías de S&P500 (183) han retirado la guía de ganancias para este año. La razón: la incertidumbre sobre el impacto de

Covid-19; si bien se entiende que esto está descontado en los precios, no habría que perder de vista que sería un buen punto comenzar a analizar las perspectivas de las empresas para lo que queda del año o para 2021. Como siempre, el puntapié inicial lo dará el sector financiero con el Citi, el Wells Fargo y el Jpmorgan a la cabeza (cerca de mediados de este mes).

Comentarios

No nos hacemos responsables de los comentarios de las personas.



Cargando...

    Dejamos tu opinion